viernes, 23 de marzo de 2012

VIVENCIAS

Nuestro joven hermano Carlos Herrera Delgado, quiere trasmitirnos sus inquietudes vividas con nuestra Hermandad, desde un punto de vista de la colaboración. Función que desempeña desde el 9 de Octubre de 1998, cuando entra a formar parte de la nómina de hermanos. Actualmente tiene el número 294. 

Carlos es de esos jóvenes que están ahí. Que no “gritan”. Que, a veces, no te das cuanta que está. Esos jóvenes que vienen detrás de los mayores, que seguramente serán los que dirijan la Hermandad en un futuro no demasiado lejano. Esos jóvenes que las Juntas de Gobierno deben cuidar, ya que son las semillas que florecerán para que las hermandades no se pierdan en el tiempo. 

Gracias amigo Carlos, por tus sinceras letras. Gracias Carlos, por estar ahí siempre que la Hermandad te necesita. 

VIVENCIAS 

Muchas son las vivencias vividas con esta Hermandad, muchas vivencias buenas y muy pocas malas. 

Empezaré contando cómo empezó mi vinculación con esta Hermandad. Esto empezó hace unos 6 ó 7 años cuando me vestí por primera vez con esta Hermandad, y recuerdo que fue de monaguillo en el paso de Jesús Resucitado; a partir de ahí me he vestido de penitente portando cirio varios años, y actualmente llevo 3 años en la esquina izquierda trasera del paso de nuestra Virgen de la Victoria. Desde hace 6 ó 7 años vengo colaborando con la Hermandad, en el montaje de los pasos, en la limpieza de los enseres, en el montaje de la caseta y de los chiringuitos que monta la Hermandad en las distintas fiestas de esta ciudad. En definitiva, colaborando en todo lo que haga falta. 

Muchas horas dedicadas a la Hermandad, muchas horas en la Iglesia, muchas horas en la Casa Hermandad, pero benditas horas, horas que cada domingo de Resurrección ven su recompensa. 

Lo que más me gusta de esta Hermandad, son las horas vividas en la Iglesia durante el montaje de los pasos. Ese buen ambiente que siempre se respira, para mí es lo mejor. Siempre estoy deseando que llegue la cuaresma para empezar a limpiar enseres, para montar los pasos... En definitiva, para vivir momentos cofrades que seguro que quedarán en el recuerdo de todos los allí presentes. Pero, sin embargo, la semana más ajetreada para una hermandad es la propia Semana Santa. Me encanta pasar horas y horas durante la Semana Santa en la Iglesia, por la mañana y por la tarde. Esos momentos, ese ambiente cofrade que allí se respira es imposible describirlo. Uno de los días que más me gusta vivir con esta hermandad es el día previo a nuestro Domingo de Resurrección, ese día, ese sábado es increíble. Desde bien temprano comienza el ajetreo en nuestra capilla, hay que ponerlo todo perfecto, los enseres tienen que estar brillantes y perfectamente colocados a la vista de todos los hermanos, es el día de dar los últimos retoques de cara al gran día, es el día de los nervios, es el día de estar en la Iglesia, todo el santo y bendito día en la Iglesia. Todo tiene que estar perfecto. Y ese mismo día, por la noche, disfrutamos de la Vigilia Pascual. Ése es un día cofrade “como Dios manda”. 

A la mañana siguiente por fin llega el día que más disfruto con esta hermandad. Es, lógicamente, Domingo de Resurrección. Ese día tiene algo especial, ese día todo el pueblo está en la calle, ese día todo el pueblo quiere despedir a su Semana Mayor a lo grande, y a lo grande nos despedimos de la Semana Santa con Jesús Resucitado, paseándose con elegancia y sutileza por la ciudad, y con nuestra Virgen de la Victoria desprendiendo belleza por la Plaza Sor Ángela. Todos queremos que ese día nunca acabe, ese día vivimos en un sueño del que no queremos despertar, ese día es el esperado después de todo un año de trabajo duro, y cuándo todo haya acabado solo nos quedará esperar hasta el año que viene; pero con el consuelo de saber de que todos los que pertenecemos a alguna hermandad, vivimos en una cuaresma eterna y así nos será más fácil la cuenta atrás para el próximo domingo de Resurrección. 

Sin más, me despido. Un fuerte abrazo de un humilde y joven hermano de esta Hermandad, que colabora en todo lo que puede. 

Fdº Carlos Herrera Delgado 
Ayamonte, 5 de Marzo de 2012

martes, 6 de marzo de 2012

HOY CHARLAMOS CON ANGUSTIAS CASTELLANO




-NOMBRE: Angustias Castellano
-LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO: Ayamonte -26/6/1955
-Nº DE HERMANO: 240
-FECHA DE ALTA: 29/3/1997


A principios de Febrero nos damos cita con nuestra hermana Angustias, en su casa, a las 6 de la tarde. Queríamos charlar con ella sobre su pasión: la Semana Santa de Ayamonte. Y sobre su labor en nuestra Hermandad como camarista-vestidora de María Stma. de la Victoria desde hace unos 6 años.

Cuando se propuso en Junta de Gobierno el cambio de camarista, y José María Mayo nombró a Angustias Castellano, casi la totalidad de miembros dimos el voto afirmativo. No había mucha duda, ya que sabíamos del trabajo realizado en su Hermandad del Miércoles Santo con Mª Stma. de la Paz
.
Después de casi una hora hablando sobre muchos aspectos sobre este tema tan apasionante, nos damos cuenta del trabajo tan intenso y dedicado que Angustias ha prestado a su Hermandad, y por ende, a la Semana Mayor de nuestra Ciudad. Cómo encierran sus palabras el buen hacer de tantos años, y en sus ojos todo el cariño con que ha realizado su trabajo. Según vayamos desgranando la entrevista, nos daremos cuenta de esto
.
-HERMANA ANGUSTIAS, ¿COMO LLEGASTE A ESTA HERMANDAD?
Pues a través de unos miembros de la Junta de Gobierno, que me propusieron ser Vestidora de la Virgen, lo que me hizo mucha ilusión. Yo estaba en un momento cofrade muy malo a nivel personal, y esto me volvió a levantar el ánimo y me sirvió de mucho.

-¿QUE ES LO QUE MAS TE GUSTA DE ESTE TRABAJO?
 El acercamiento que tengo con la Imagen. Y el cariño que me transmite.

-ESTAR DELANTE DE UNA IMAGEN, A SOLAS PARA VESTIRLA, DEBE SER IMPRESIONANTE. ¿QUE SIENTES CUANDO ESTAS EN LA CAPILLA CON Mª STMA. DE LA VICTORIA?
Es como te digo antes. El estar tan cerca, cara a cara, y poder hablar con Ella... En esos momentos sientes que no estas cambiando la ropa a una imagen de madera, si no que es algo vivo.

-¿EN QUÉ TE BASAS A LA HORA DE COLOCAR UN ROSTRILLO. CÓMO DECIDES LA MANERA DE HACERLO?
No suelo llevar nada preconcebido ni concreto. Solo llevo la ilusión. Empiezas, a veces lo quitas y lo colocas de otra manera, lo retocas...

-SABEMOS, PORQUE LO HEMOS VISTO, QUE HACES ESTE TRABAJO CON MUCHO CARIÑO, RESPETO Y ESMERO.¿ DE DÓNDE TE VIENE ESTA “AFICIÓN”?
Yo he estado integrada en mi Hermandad de Excombatientes desde que nací. Cuando nuestro camarista D. Juan Acuña Peralta murió, se hizo cargo de este trabajo D. Pedro Gómez. En una época determinada, yo era la encargada de ayudar al Vestidor y de tener todo el ajuar de Mª Stma. de la Paz al día. En un momento determinado que había que cambiarle las ropas a la Virgen, dicho camarista no podía hacerlo por razones de trabajo. Así que me fui a la capilla de la Iglesia de la Merced donde estaba la Imagen, y le pedí que me ayudara a vestirla. Yo solo sabía lo que había visto. Cuando terminé, me gustó lo que hice. Y le pedí opinión a mi marido Jacinto, que me abrazó y felicitó. Y se quedó vestida como yo lo había hecho. Ese fue el comienzo.

-¿HAS VESTIDO OTRAS IMÁGENES DE NUESTRA SEMANA SANTA?¿CUALES?:
 Desde el principio, a nuestra Sra. de la Paz.
"Yo soy la resurrección. El que crea en mí, aunque muera vivirá..."(Jn 11)