domingo, 19 de junio de 2011

III VIA LUCIS JESUS RESUCITADO

El pasado día 4 de junio, la Hermandad realizaba por tercer año  Vía Lucis con la imagen de nuestro Titular Jesús Resucitado. El acto se celebraba por las calles adyacentes a la Parroquia de las Angustias, contando con la participación de numerosos hermanos y la presencia de un buen número de personas que quisieron acompañar a nuestra imagen, apoyando así el acto organizado por la Junta de Gobierno de la Hermandad, la cual da desde aquí las gracias a todos los asistentes y colaboradores sin los cuales no se podrían llevar a buen puerto las iniciativas de nuestra querida Hermandad.

Mostramos un vídeo del acto. Las imágenes son gentileza de la cadena de televisión de nuestra ciudad, Televisión Ayamonte.



viernes, 17 de junio de 2011

ORDENACION DIACONO PATRICIO NZANG ESONO ANDEME, C.M.

El pasado día 5 de Marzo, en la Parroquia de Nuestra Señora de las Angustias, con la presencia de nuestro Obispo Diocesano Rvdsmo. y Exmo. Sr. D. José Vilaplana, acompañado por un buen número de Sacerdotes, Hermandades, amigos y familiares, tuvimos el placer de asistir a la Ordenación como Diácono de nuestro amigo Patricio, que se ha entregado al servicio de la Iglesia siguiendo el carisma vicenciano. 


A continuación, extraemos varias partes del Rito de Ordenación: 

DIÁCONO: Acérquese el que va a ser ordenado diácono. 

ORDENANDO: Presente.

VISITADOR PROVINCIAL: Reverendísimo Padre, la Santa Madre Iglesia pide que ordenes diácono a este hermano nuestro. 

OBISPO: ¿Sabes si es digno? 

VISITADOR PROVINCIAL: Según el parecer de quienes lo presentan, después de consultar al pueblo cristiano, doy testimonio de que es considerado digno. 

OBISPO: Con el auxilio de Dios y de Jesucristo, nuestro Salvador, elegimos a este hermano nuestro para el Orden de los diáconos. 

HOMILIA 

MONICION A LA LITURGIA DE ORDENACIÓN 

Hemos escuchado la Palabra de Dios y acogido la enseñanza de la Iglesia, especialmente dirigidas a nuestro Hermano Patricio. Ahora comienza la liturgia de ordenación. Patricio, una vez ya presentado y acogido por el Obispo hará público su propósito de ofrecer su vida al Señor, al servicio de la Iglesia y de los pobres, como diácono. Enseguida, con el canto de las letanías, todos suplicaremos el auxilio divino y la intercesión de los santos, sobre él y sobre toda la Iglesia.

A continuación el obispo impondrá las manos sobre la cabeza del candidato, como señal de consagración y hará su plegaria de ordenación. Suplicará al Señor que el Espíritu Santo, descienda con poder para que, configure con Cristo Siervo, al nuevo diácono. La misión recibida por Patricio se expresará en la vestición con la estola y la dalmática y sobre todo en la entrega del libro de los santos Evangelios. Finalmente, el diácono asistente lo recibirá, con un abrazo fraterno, en el Orden de los diáconos. 

PROMESA DEL ELEGIDO


OBISPO: Querido hijo: antes de entrar en el Orden de los diáconos, debemos manifestar ante el pueblo tu voluntad de recibir este misterio. ¿Quieres consagrarte al servicio de la Iglesia por la imposición de mis manos y la gracia del Espíritu Santo? 

ORDENANDO: Sí, quiero. 

OBISPO: ¿Quieres desempeñar, con humildad y amor, el ministerio de diácono como colaborador del Orden sacerdotal y el bien del pueblo cristiano? 

ORDENANDO: Sí quiero. 

OBISPO: ¿Quieres vivir el ministerio de la fe con el alma limpia, como dice el Apóstol, y de la palabra y obra proclamar esta fe, según el Evangelio y la tradición de la Iglesia? 

ORDENANDO: Sí, quiero. 

OBISPO: ¿Quieres, como signo de tu consagración a Cristo, observar durante toda la vida el celibato por causa del Reino de los cielos y para servicio de Dios y de los hombres? 

ORDENANDO: Sí, quiero. 

OBISPO: ¿Quieres conservar y acrecentar el espíritu de la oración, tal como corresponde a tu género de vida y, fiel a ese espíritu, celebrar la Liturgia de las Horas, según tu condición, junto con el pueblo de dios y en beneficio suyo y de todo el mundo? 

ORDENANDO: Sí, quiero. 

OBISPO: ¿Quieres imitar siempre en tu vida el ejemplo de Cristo, cuyo Cuerpo y Sangre servirás en tus manos? 
ORDENANDO: Sí, quiero, con la ayuda de Dios. 

OBISPO: ¿Prometes respeto y obediencia al Obispo diocesano y a tu superior Legítimo? 

ORDENANDO: Prometo. 

OBISPO: Dios, que comenzó en ti la obra buena, él mismo la lleve a término. 
OBISPO: Señor Dios, escucha nuestras súplicas y confirma la con tu gracia este ministerio que realizamos: santifica con tu bendición a éste que juzgamos apto para el servicio de los santos misterios. 

Por Jesucristo, nuestro Señor.

OBISPO: Recibe el Evangelio de Cristo, del cual has sido instituido mensajero; convierte en fe viva lo que lees, y lo que has hecho fe viva enséñalo, y cumple aquello que has enseñado.

A continuación podéis ver todos las fotos del acto,  gentileza de nuestro colaborador Jacinto Díaz Macías. En breve, publicaremos una entrevista a Patricio.

"Yo soy la resurrección. El que crea en mí, aunque muera vivirá..."(Jn 11)